En el bullying el tipo de violencia dominante es emocional, lo que pone en evidencia la importancia de educar para el bienestar emocional.

Rafael Bisquerra

Es fundamental tener en cuenta la importancia de la intervención por parte de los centros educativos antes de que surja el problema.

Poder trabajar desde la educación la empatía, el asertividad y la conciencia del bienestar. Una persona que se siente bien no tiene la necesidad de ocasionar daño ni de humillar a nadie.

 

José María Avilés

El tratamiento del acoso escolar no solo requiere el conocimiento de programas colectivos de intervención son el estudio de cada caso.

Hay diferentes casos de acoso que requieren respuestas concretas y diferentes.

Para ello se necesita de todos los agentes educativos: profesorados, familias, alumnos.

Se tiene que entrenar ante el acoso.

De ahí la importancia de una buena formación que sostenga el propio profesorado.

Es significativo ver como se concibe en los centros la gestión de la disciplina que es lo que preocupa a los padres de sus hijos.

Y finalmente preguntarnos quien aborda la educación moral en nuestros centros.

 

Isabel Blázquez-Saiz

 Nos habló de los programas de educación emocional para trabajar el acoso escolar y remarcó que no siempre son efectivos.

Entre las causas cabe destacar:

  • La intervención tardía.
  • No siempre tener en cuenta la atención a la diversidad.
  • Falta de coherencia filosófica, demasiadas veces se recurre a la expulsión cómo único recurso.

En definitiva, se trata de concebir la escuela como un lugar segur y libre de violencia.

 

Lorena Pastor-Gil

Remarcó el peligro que corremos de normalizar el acoso.

El acoso escolar requiere hacer un buen diagnostico e involucrar a todos los agentes sociales el trabajo en equipo es clave y tiene que servir para:

  • Crear vínculos con los alumnos.
  • Desarrollo de las habilidades sociales, cómo la empatía.
  • La elaboración de un plan de convivencia escolar en el que participe toda la comunidad educativa.

 

Ivonne Klein

En el acoso escolar intervienen diferentes actores no solo hay un acosador y una víctima pasiva. 

Están también el acosador pasivo, la victima propiciatoria, el defensor dialogante, el defensor agresivo y espectadores de todos los colores emocionales.

Ante este panorama nos preguntamos que hacer desde las escuelas.

Hay que plantear una pedagogía que se base en el cuidado de las necesidades de cada actor, donde este exenta la violencia. Cabe hablar de la ética del cuidador y esto implica una postura diferente ante cada uno de los actores.

En el caso del acosador será fortalecer su empatía, que pueda pasar del liderazgo del miedo al liderazgo de la admiración.

En el caso de la víctima será ayudándole a robustecer la autoestima, habilidades sociales, la toma de decisiones, la capacidad de pedir ayuda.

Para acabar con el acoso escolar hay que construir nuevas formas de relacionarse.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres colaborar aportando contenido?

La RIEEB es un espacio para compartir conocimiento. Si quieres colaborar en la divulgación de la Educación Emocional y el Bienestar, ponte en contacto con nosotros. 

Síguenos en Redes Sociales